LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 26 de julio de 2013

LLÉVAME A LA LUNA (Un plan parfait)


Sigue quedando patente de nuevo que, bien por la decadencia de las producciones estadounidenses, bien por la calidad de las francesas, las mejores comedias se ruedan en nuestro país vecino. Si hace escasas semanas llegó a las pantallas “Popular”, como soplo de aire fresco en una cartelera necesitada de humor de alto nivel –no decadente, basto o simplón-, ahora se estrena con idéntico efecto “Llévame a la Luna”. Sin embargo, ¿cuáles han sido las alternativas procedentes de Estados Unidos? Dejando al margen el género de animación, nos encontramos con “Niños grandes 2”, “Los becarios”, “Resacón 3”, “Scary Movie 5”, “La gran boda”, “Por la cara”... Podría seguir, pero prefiero parar. Si Billy Wilder levantara la cabeza y viese lo que, bajo la etiqueta de “comedia”, muestra su país de adopción a día de hoy, se echaría a llorar. Y, salvo que alguno de los escasos cineastas que pueden mantener a flote esta modalidad cinematográfica –como Alexander Payne o Jason Reitman- lo remedien, vale más certificar la defunción de un tipo de cine que hasta hace poco tiempo era un referente de la potente y casi hegemónica industria estadounidense. 
El realizador Pascal Chaumeil tan sólo ha dirigido dos largometrajes pero su nombre comienza a hacerse un hueco entre los aficionados al Séptimo Arte. Después de ejercer como ayudante de su compatriota Luc Besson en “Leon: El profesional”, “El quinto elemento” o “Juana de Arco”, debutó detrás de las cámaras en 2010 con el delicioso y divertido film “Los seductores” que, sin un gran presupuesto ni una complicada puesta en escena, resultó agradable y entretenido. Destacó entre todas las comedias de aquel año, pese a no contar con diálogos impactantes ni secuencias memorables. 
Ahora presenta su segundo trabajo, la historia de una mujer en cuya familia –sea por maldición, casualidad o superstición- jamás han funcionado los primeros matrimonios, desde tiempos inmemoriales. Dado que disfruta de una relación sentimental que considera ideal y definitiva, y debido a ese temor al mal fario de sus antepasados, decide casarse y divorciarse de inmediato y secretamente con un desconocido, dispuesta a esquivar esa pésima suerte que persigue a los suyos. El elegido para ese primer enlace fallido es un hombre aparentemente ridículo que le hará atravesar situaciones disparatadas y rocambolescas por varios países del mundo, hasta que los sentimientos fingidos y los verdaderos comienzan a entremezclarse. 
Si bien el guión es parcialmente mejorable y el ritmo no mantiene la regularidad durante todo el metraje, la cinta resulta graciosa y entretenida y hace albergar esperanzas de recuperación de un género que, si no moribundo, parecía huérfano. Se ve con agrado y muchas de sus escenas mueven a la sonrisa, cuando no a la risa. Se trata de una apuesta segura para los amantes de la comedia y la confirmación de que habrá que seguir la pista de Chaumeil en el futuro. Con su próximo proyecto, basado en una novela del aclamado escritor Nick Hornby, va a dar el salto al mercado anglosajón, rodando en inglés y con actores británicos en su mayoría. Desde luego, me apunto a ver el resultado final y confío en que dicho cambio no afecte negativamente a su trayectoria artística. 
Los protagonistas de “Llévame a la Luna” son la bellísima Diane Kruger y el simpático Dany Boon, ambos con una notable vis cómica. La actriz alemana incluso se marca un baile en la escena final con el que demuestra su versatilidad.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film

Película: Llévame a la Luna.
Título original: Un plan parfait.
Dirección: Pascal Chaumeil.
País: Francia. Año: 2012. Duración: 104 min. Género: Comedia romántica.
Interpretación: Diane Kruger (Isabelle), Danny Boon (Jean-Yves), Alice Pol, Robert Plagnol, Jonathan Cohen.
Guion: Laurent Zeitoun y Yoann Gromb; con la colaboración de Béatrice Fournera, basado en un argumento de Philippe Mechelen.
Producción: Nicolas Duval-Adassovsky, Laurent Zeitoun y Yann Zenou.
Música: Klaus Badelt.
Fotografía: Glynn Speeckaert.
Montaje: Dorian Rigal-Ansous.
Diseño de producción: Hervé Gallet.

2 comentarios:

Martina Zolezzi dijo...

La vi ayer, me resultó excelente! Por momentos no podía parar de reirme.
Muy buena crítica. Saludos

Gerardo Pérez Sánchez dijo...

Me alegra mucho que te gustase la película y la crítica. Te animo, entonces, a ver la otra comedia de su director: " Los seductores". Saludos, y espero poder seguir hablando de cine contigo.