LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

martes, 15 de agosto de 2017

JAMES CAMERON

James Cameron nació en la ciudad canadiense de Ontario el 16 de agosto de 1954. Director, guionista y productor de cine, ha sido galardonado con tres Oscar y cuatro Globos de Oro, así como nominado a seis premios BAFTA. Trabajó como camionero y mecánico hasta que, inspirado por el cineasta Stanley Kubrick, comenzó a rodar cortometrajes en la década de los 70. “Xenogenesis” (1978), corto de ciencia-ficción co-dirigido con Randall Frakes, fue su primera incursión en la gran pantalla y ya en 1981 estrenó su primer largometraje, “Piraña 2”. 

Con “Terminator” (1984), film de ciencia-ficción en el que Arnold Schwarzenegger daba vida a un cyborg en una historia de saltos en el tiempo, Cameron alcanzó el éxito internacional y compartió créditos con la también guionista y productora Gale Anne Hurd, que se convertiría en su esposa en 1985.

Más tarde realizó “Aliens” (1986), secuela de la popular “Alien, el octavo pasajero” de Ridley Scott y “Abyss” (1989), aventura submarina protagonizada por Ed Harris y Mary Elizabeth Mastrantonio. Posteriormente, filmó “Terminator 2” (1991), de nuevo con Schwarzenegger, con quien volvería a colaborar en “Mentiras arriesgadas” (1994). 

En 1997 se encargó del rodaje de “Titanic”, superproducción basada en el desastre marítimo del famoso trasatlántico, para la que contó con los actores Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. La cinta cosechó un rotundo éxito comercial en todo el mundo, logrando once estatuillas de Hollywood, entre ellas las de mejor película y mejor director. Doce años después afrontó el proyecto de “Avatar” (2009), otra muestra del género de ciencia-ficción con Sam Worthington al frente del reparto y por la que Cameron aspiró de nuevo al Oscar en la categoría de  mejor dirección.


Escena de "Terminator 2"




Escena de "Abyss"



martes, 1 de agosto de 2017

PETER O´TOOLE

Peter O'Toole nació el día el 2 de agosto de 1932 y falleció en Londres el 14 de diciembre de 2013. Su lugar de nacimiento es objeto de controversia. Según algunas fuentes, habría venido al mundo en Connemara (Condado de Galway, Irlanda), mientras que otras apuntan a la ciudad inglesa de Leeds. Actor con ocho nominaciones a los Oscar (que se le concedió a título honorífico en el año  2003), debutó en la pantalla grande en 1960 con “Kidnapped” (Secuestrado), película de Robert Stevenson en la que compartió cartel con Peter Finch.

Su trabajo revelación llegó con “Lawrence de Arabia” (1962), superproducción de David Lean en la que interpretó a T. E. Lawrence. Por este film recibió su primera candidatura a la estatuilla dorada de Hollywood. De esa misma época sobresalió en “Becket” (1964), junto a Richard Burton. Encarnó al rey Enrique II y volvió a optar al Oscar. Curiosamente, fue también candidato al mismo premio interpretando al citado monarca en “El león en invierno” (1968), acompañado de Katharine Hepburn. Se hizo acreedor de una cuarta nominación por su interpretación de Arthur Chipping en el drama musical “Adiós, Mr. Chips” (1969), de Herbert Ross. 

Otros títulos reseñables que O’Toole protagonizó durante la década de los sesenta son “¿Qué tal, Pussycat?” (1965), de Clive Donner con guion de Woody Allen, “Cómo robar un millón y…” (1966), la parodia Bond “Casino Royale” (1967) o el thriller ambientado en la Segunda Guerra Mundial “La noche de los Generales” (1967), en compañía de su amigo Omar Sharif. 

En los años 70 aspiró nuevamente al Oscar por “La clase dirigente” (1972), sátira dirigida por Peter Medak. Aún le esperaban dos candidaturas más al prestigioso premio de la Academia. La primera, por “Profesión: el especialista” (1980), comedia dramática a las órdenes de Richard Rush y la segunda por “Mi año favorito” (1982), otra comedia de Richard Benjamin. Participó también en los rodajes de “El último Emperador” (1987), de Bernardo Bertolucci y de “El hotel de los fantasmas” (1988), fantasía cómica dirigida por Neil Jordan. Finalmente, en 2006 asumió su última candidatura al Oscar por “Venus”, de Roger Michell.


Escena de "Lawrence de Arabia"





Escena de "Adios, Mr. Chips"



viernes, 28 de julio de 2017

DUNKERQUE (Dunkirk)

No soy un gran aficionado al cine bélico. Su temática me produce una desazón que ahonda en el desapego hacia la especie humana. No obstante, existen películas del género que considero imprescindibles: “Black Hawk derribado”, de Ridley Scott, las dos obras magnas de Steven Spielberg (“Salvar al soldado Ryan” y “La lista de Schindler”) o “Enemigo a las puertas”, de Jean-Jacques Annaud, serían algunas de ellas. A partir de ahora, en el pódium de ese listado que recopila lo mejor de tan singular modalidad, habrá que hacerle un sitio a “Dunkerque”, excepcional largometraje que refleja a la perfección las miserias y heroicidades que acompañan a los seres humanos y que supone, además, una lección magistral sobre cómo narrar una historia desde un punto de vista artístico y cinematográfico. 
Considero a Christopher Nolan una figura señera de nuestro tiempo que ocupa por méritos propios un espacio en la Historia del Séptimo Arte. Su particular estilo, su constante intensidad narrativa, su valentía y originalidad a la hora de profundizar en las oscuridades del alma humana, su capacidad para entretener, su habilidad para usar el aspecto visual y convertirlo en una herramienta que da una nueva perspectiva a la trama y la trascendencia filosófica y hasta onírica de la mayoría de sus escenas le elevan al Olimpo de cineastas visionarios y fuera de serie. Ha sido capaz de revolucionar la ciencia ficción tanto con “Interstellar” como con “Origen”, sobresalientes trabajos que marcan un antes y un después dentro del citado género. Su trilogía sobre “Batman”, con Christian Bale como protagonista, alzó las películas de superhéroes a unos niveles de calidad insólitos hasta aquel momento. Con la sórdida, extraña y asombrosa “Memento”, diecisiete años atrás, ya logró su primera nominación al Oscar. 
Ahora, con “Dunkerque”, demuestra que ni se encasilla ni se acomoda. Muy al contrario, explora nuevos temas pero permaneciendo fiel a su esencia. Sin duda, es un genio. Sin embargo, conviene indicar que aquellos espectadores que no toleren las prolongadas secuencias sobre la guerra, con la desesperación y deshumanización que conlleva, la cinta les podrá resultar un tanto indigesta. La violencia y la crueldad no son sencillas de visionar. Acostumbrados a la aparición en todo tipo de pantallas de peleas, ensañamiento y ferocidad como mera fórmula de entretenimiento (incluso, en ocasiones, para proporcionar una visión distorsionada de la diversión), esta recreación del miedo, la brutalidad y la muerte como parte de nuestra naturaleza y de nuestra Historia nos conmueve y nos avergüenza, aunque, por otro lado, nos recuerda también el sacrificio, la entrega, la vocación de servicio y el heroísmo de determinadas personas. Por lo tanto, no se trata solamente de una plasmación de acontecimientos reales que no deben ser olvidados, sino de una sólida, hábil y certera reproducción de imágenes y sonidos que conectan directamente con el cine entendido como lo que es en realidad: un arte. 
En plena Segunda Guerra Mundial, cientos de miles de británicos y de tropas aliadas se encuentran rodeados por las fuerzas enemigas en la ciudad francesa de Dunkerque. Atrapados en la playa con el mar a sus espaldas, se enfrentan a un destino aciago con el ejército enemigo cada vez más cerca. A finales de mayo de 1940 se pone en marcha una complicada operación de evacuación que permitirá el rescate de unos trescientos mil soldados, aunque muchos de ellos perderán la vida en el intento. Presentado como un largometraje coral que ofrece la batalla y el rescate desde tierra, mar y aire, es imposible no conmoverse y no sentirse removido por dentro, en mi opinión un logro nada sencillo. 
Entre los actores que forman parte del elenco no hay ninguno que pueda ser considerado como principal. Destacan Mark Rylance (Oscar por “El puente de los espías”), Tom Hardy (“El renacido”, “Origen”, “El caballero oscuro: La leyenda renace”), Cillian Murphy (“Batman Begins”, “El viento que agita la cebada”) y Kenneth Branagh (más memorable por sus inicios como director). Junto a ellos, figuran otros jóvenes intérpretes desconocidos, como Fionn Whitehead y Aneurin Barnard.

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Título original: Dunkirk
Año: 2017
Duración: 107 min.
País: Estados Unidos
Director: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Hoyte Van Hoytema
Reparto: Fionn Whitehead, Mark Rylance, Kenneth Branagh, Tom Hardy, Cillian Murphy, Barry Keoghan, Harry Styles, Jack Lowden, Aneurin Barnard, James D'Arcy, Tom Glynn-Carney, Bradley Hall, Damien Bonnard, Jochum ten Haaf, Michel Biel