LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 20 de octubre de 2017

GEOSTORM

Hace algunas semanas se estrenó en poquísimas salas el documental “Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca”, continuación de “Una verdad incómoda”, ganador de dos Oscar en el año 2007 y referente para las voces que denuncian el calentamiento global del planeta y la influencia del hombre en el cambio climático, cuyas consecuencias se están revelando nefastas y, posiblemente, irreversibles. Pese al éxito de aquella primera entrega, la llegada de su continuación pasó desapercibida. En el caso de “Geostorm”, se trata de una visión del problema desde el punto de vista de una gran productora cinematográfica cuyo principal punto de mira es la taquilla y esa es la razón de que resulte decepcionante. Se ha pretendido rodar una historia a medio camino entre “El día de mañana” y “Armageddon”, pero adoptando los fallos y los puntos débiles de ambas mega realizaciones sobre catástrofes y amenazas a la Tierra. 
“Geostorm” supone el debut como director de Dean Devlin, con larga experiencia como productor de cintas de calamidades y cataclismos, como las tres entregas de “Independence Day” (sí, las tres, porque la tercera ya está en marcha), el “Godzilla” de Roland Emmerich o “Arac Attack”. En definitiva, un consumado especialista del género de desastres naturales y artificiales capaces de acabar con la Humanidad. 
Cumple a la perfección, sin salirse un milímetro, con la fórmula que requieren estos títulos, a saber, una innegable corrección formal amparada en millones de dólares destinados a los efectos especiales y una patente pobreza de fondo como consecuencia de desatender el guion, los personajes y la narración cinematográfica. Por lo tanto, el resultado es ni más ni menos que el esperado: un film sustentado sobre el ritmo narrativo de la acción, pero aquejado de un vacío inmenso cada vez que los protagonistas inician un diálogo. Tal vez quepa afirmar que es una forma de denunciar cómo estamos destruyendo el ecosistema y poniendo en peligro el futuro de nuestra especie. No lo niego. Pero, si en efecto ese es su primer objetivo, es una forma errónea, ya que resulta imposible tomarse en serio el conflicto del clima y tomar conciencia de nuestra responsabilidad sobre los amenazantes cambios meteorológicos si el vehículo elegido para transmitir dichos mensajes adolece tanto de rigor y destila semejante artificialidad. Y si, por el contrario, no aspira a despertar conciencias sino sólo a entretener, debo afirmar que el desenlace es igualmente fallido. 
Tras un fallo en cadena de la mayoría de satélites meteorológicos de la Tierra, un ingeniero que se encarga de diseñarlos deberá formar equipo con su hermano (con quien hace años que no se habla) para viajar al espacio y salvar al planeta de una tormenta artificial de proporciones épicas. Paralelamente a este peligro, se está gestando un complot para asesinar al presidente de los Estados Unidos de América. 
A estas alturas de la historia del Séptimo Arte, hemos sido testigos de olas gigantescas que arrasaban ciudades y de arriesgadas misiones espaciales, de modo que los supuestos puntos fuertes de la presente superproducción aluden a fórmulas utilizadas con anterioridad. La única conclusión es que aquellos antiguos títulos abordaron mejor y con mayor fortuna el planteamiento de esta desangelada “Geostrom” que, lejos de aportar ninguna novedad, se limita a copiar mal lo que resultó efectivo en manos de otros cineastas. 
El actor Gerard Butler insiste en escoger personajes que combinan la rudeza más vulgar con las buenas intenciones. En esta ocasión, su recreación de un versado científico con sobradas dotes para el riesgo no es creíble ni graciosa y termina siendo una parodia. Le acompañan en el reparto Abbie Cornish (“Sin límites”), Jim Sturgess (“One Day”, “21: Blackjack”), viejas glorias como Andy García (en la piel de Presidente de los Estados Unidos) y algún peso pesado de la interpretación, como Ed Harris. A pesar de sus esfuerzos, no logran remontar un largometraje condenado desde el inicio a la mediocridad, a fuerza de faltarle lo más esencial.

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Título original: Geostorm
Año: 2017
Duración: 109 min.
País: Estados Unidos
Director: Dean Devlin, Danny Cannon
Guion: Dean Devlin, Paul Guyot
Música: Lorne Balfe
Fotografía: Roberto Schaefer
Reparto: Gerard Butler, Jim Sturgess, Abbie Cornish, Ed Harris, Andy Garcia.

martes, 17 de octubre de 2017

HOWARD SHORE

Howard Shore nació en la ciudad canadiense de  Toronto el 18 de octubre de 1946. Célebre y premiado compositor, es conocido por sus bandas sonoras para grandes producciones como “El silencio de los corderos”, “Mrs. Doubtfire”, “Philadelphia”, “Ed Wood”, “Se7en”, “Dogma”, “La habitación del pánico” o “El aviador”, por la que consiguió un Globo de Oro.

En 1979 inició una larga colaboración con el director David Cronenberg con la cinta “Cromosoma 3". Años más tarde hizo lo propio con el también realizador Martin Scorsese en “Jo, qué noche”. 

El gran éxito le llegó con la trilogía de “El señor de los anillos” de Peter Jackson. En 2002 la música de “El señor de los anillos: la comunidad del anillo”, le reportó su primer Oscar. En la siguiente entrega de premios de la Academia de Hollywood su trabajo para “El señor de los anillos: las dos torres” no pudo ser valorado, debido a la prohibición de nominar unas bandas sonoras basadas en otras anteriores. En 2004 dicha norma desapareció y Shore pudo obtener su segunda estatuilla gracias a “El señor de los anillos: el retorno del rey”, a la que añadir otra por la canción del largometraje. 

En 2010 escribió la partitura de la tercera entrega de la popular serie de “Crepúsculo”, después de que Carter Burwell y Alexandre Desplat hubieran compuesto las de la primera y la segunda, respectivamente. También sustituyó a John Corigliano en la composición de la de “Edge of Darkness”, film protagonizado por Mel Gibson. Acometió asimismo su quinta colaboración con Scorsese en “La invención de Hugo” y repitió con Cronenberg en “Un método peligroso”.


Música para "El silencio de los corderos"




Música para "El señor de los anillos"



viernes, 13 de octubre de 2017

BLADE RUNNER 2049

Sin rodeos, “Blade Runner 2049” me ha gustado. Ya entré en la sala de cine con la intención de dejarme arrastrar por la estética oscura, la desoladora visión de futuro y la enorme carga melancólica que supone rendir homenaje a la cinta original. Además, a mi marcada predisposición a disfrutar con la película, se unió la innegable habilidad de Denis Villeneuve para embelesar en los aspectos visuales. No hizo falta mucho más. Me deleité con la recreación de ese porvenir devastado por la deriva incontrolada de seres humanos desnortados y huérfanos de autenticidad, mientras la soledad y el desconcierto de los protagonistas les impulsan a aferrarse a sus recuerdos y a su pasado. Todo el conjunto conforma una atmósfera absorbente que te atrapa: la lluvia permanente, los hologramas adornando las ciudades, el globo terráqueo asolado y el halo de artificialidad que envuelve cada rincón. 
La secuela de este clásico imprescindible de la Historia del Séptimo Arte es, además de una loa a su predecesora, una constante reivindicación de la nostalgia como vía para afrontar un futuro halagüeño. Tanto comprobar los efectos del paso del tiempo sobre Harrison Ford como darse de bruces con el caos al que se dirige el planeta Tierra, invitan a mirar hacia atrás con añoranza y de modo inevitable. Probablemente, quienes no hayan visto la cinta de Ridley Scott de 1982 se pierdan en el relato y naufraguen en sus sutilezas. Tal vez les suceda lo mismo a los puristas e incondicionales del mítico film, que si se empeñan en hacer comparaciones podrán completar una lista de notables defectos e inconvenientes. También yo prefiero la banda sonora original de Vangelis y el primer guion. Personalmente, hubiera recortado algo metraje en esta nueva versión. Y, sobre todo, considero que los anteriores personajes poseían mayor enjundia y complejidad. En definitiva, prefiero “Blade Runner” a “Blade Runner 2049”. Sin embargo, debo rendirme a la evidencia y alabar la calidad de la propuesta de Villeneuve, por su sugestivo trabajo artístico y su apreciable intensidad narrativa. Algunos de sus planos me parecen auténticas maravillas y varias de sus secuencias pueden calificarse de emblemáticas. 
Confieso que fui uno de los millones de personas que se echaron las manos a la cabeza al enterarse de que la segunda parte de las aventuras de Rick Deckard y los replicantes desembarcarían de nuevo en la gran pantalla. De hecho, sigo sin entender la necesidad de abordar una iniciativa tan disparatada. Pero, tras apreciar el excelente trabajo de Roger Deakins como director de fotografía, valorar la plasmación contundente del desamparo de los protagonistas y aplaudir sin reparos la capacidad del cineasta canadiense para cautivar los ojos del público, he de situarme del lado de los defensores de este valiente trabajo. 
Un cazador de replicantes conocido como Oficial K descubre en una de sus operaciones un secreto que podría cambiar el destino de la Humanidad. A medida que profundiza en él, comienza a cuestionarse su propia identidad e incluso su propia misión en el Departamento de Policía de Los Ángeles. La investigación le conducirá hasta Rick Deckard, antiguo Blade Runner retirado que no tiene ningunas ganas de que nadie le encuentre. 
Ryan Gosling, actor de moda gracias a su participación en las sobresalientes “La, La Land”, “Drive” y “Los idus de marzo”, agranda su filmografía y su leyenda con este título que, a buen seguro, ocupará un hueco en el ámbito del cine de culto. La española Ana de Armas se enfrenta a un digno papel realizando una interesante actuación y, tras su intervención en la divertida “Juego de armas”, se asienta sólidamente en la complicada industria norteamericana. Referencias indispensables del filme de los ochenta (Harrison Ford, Edward James Olmos) y otros rostros populares (Jared Leto, Robin Wright) también forman parte del reparto. 
Como reflexión final, y a pesar de lo acertado de su resultado, confío en que experimentos de este tipo dejen de emprenderse de ahora en adelante. Sobra, sin duda, la tercera parte de un icono que no tiene nada que mejorar y sobre el que tampoco cabe profundizar más.

Trailer en castellano


Trailer en versión original


Datos del film

Título original: Blade Runner 2049
Año: 2017
Duración: 163 min.
País: Estados Unidos
Director: Denis Villeneuve
Guion: Hampton Fancher, Michael Green (Historia: Hampton Fancher. Personajes: Philip K. Dick)
Música Hans Zimmer, Benjamin Wallfisch
Fotografía: Roger Deakins
Reparto: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Mackenzie Davis