LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 12 de junio de 2015

JURASSIC WORLD


Las grandes productoras de Hollywood están sufriendo una evolución en la que el progreso tecnológico es inversamente proporcional a la creatividad artística y cinematográfica. Cada vez se ruedan películas más impecables en cuanto a precisión técnica y meticulosidad en la producción pero, por el contrario, cuesta encontrar historias originales, puestas en escena arriesgadas y rompedoras y verdadera inventiva. La imaginación se ha sustituido por la grandilocuencia y la capacidad artística por la rentabilidad económica. 
Las carteleras están copadas por precuelas, secuelas, sagas numeradas y revisiones de títulos del pasado. Casi todo son segundas, terceras o cuartas partes de algún éxito de antaño y, cuando no se atreven a numerarlo (como el título que nos ocupa, “Parque Jurásico 4”) disfrazan el producto con la excusa de ser una revisión actualizada (“Jurassic World”) que sirva para reiniciar el contador, a poco que los ciento cincuenta millones de dólares de presupuesto se traduzcan en una rentabilidad financiera digna de seguir alargando la franquicia. 
Reconozco abiertamente todos los méritos de los que la cinta es acreedora. Comparada con la obra de Steven Spielberg de 1993, cuenta con unos efectos especiales muy superiores, la plasmación visual resulta más lograda y la agilidad narrativa es también más marcada. No obstante, la práctica totalidad de tales logros es fruto de los más de veinte años de progreso informático transcurridos desde entonces y cuya responsabilidad recae en un equipo de profesionales desconocidos para el gran público que figuran en una interminable lista de títulos de crédito. Sin embargo, tanto la idea central como algunas de sus secuencias son prácticamente un calco de su antecesora y, aunque esta versión está realizada de manera sobresaliente y logra indudablemente entretener a los espectadores, ni contiene nada propio ni aporta nada original. Su esencia al completo es heredada. Por esa razón, cuando se diluye el efecto narcotizante de esa fastuosidad y pomposidad proyectadas en imágenes, sólo queda lo que Spielberg ya exprimió en su momento, es decir, los peligros de la experimentación genética. En todo caso, me gustaría remarcar, a título personal, la responsabilidad de este tipo de estrenos en la involución del Séptimo Arte. 
Tras los sucesos acaecidos en Jurassic Park, la isla Nublar se ha convertido en un gran parque temático que atrae a miles de turistas, entusiasmados ante la perspectiva de tener al alcance de la mano el atractivo universo de los dinosaurios. Nada hace presagiar peligro alguno hasta que, una vez más, la tendencia de los científicos de jugar a ser dioses provoca la creación de un dinosaurio más inteligente, mortífero e incontrolable, lo que deriva en el más absoluto caos. 
El desconocido y casi debutante realizador Colin Trevorrow se sitúa detrás de la cámara, aunque en el equipo artístico sí figuran algunos rostros populares. A su protagonista, Chris Pratt, le hemos visto en la divertida “Guardianes de la galaxia” y en las interesantes “La noche más oscura” y “Moneyball: rompiendo las reglas”. Cumple correctamente con las exigencias de su papel, algo plano pero muy habitual dentro del género de acción. Junto a él participa la versátil Bryce Dallas Howard, hija del oscarizado director Ron Howard, que ya nos ha regalado notables actuaciones en “Criadas y señoras” y “Más allá de la vida”. Les acompaña el actor francés Omar Sy, la gran revelación del éxito de la cinematografía gala, “Intocable”.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film 
Película: Jurassic World.
AKA: Parque Jurásico 4.
Dirección: Colin Trevorrow.
País: USA. Año: 2015. Duración: 124 min. Género: Acción, ciencia-ficción.
Reparto: Chris Pratt (Owen Grady), Bryce Dallas Howard (Claire Dearing), Ty Simpkins (Gray), Nick Robinson (Zach), Irrfab Khan (Simon Masrani), Vincent D’Onofrio (Vic Hoskins), Jake Johnson (Lowery), Omar Sy (Barry), BD Wong (Henry Wu), Courtney James Clark (Sarah). Producción ejecutiva: Steven Spielberg.


No hay comentarios: