LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 1 de octubre de 2010

COME, REZA, AMA


El joven guionista, director y productor norteamericano Ryan Murphy obtuvo cierta popularidad hace algunos años gracias a la conocida serie de televisión Nip/Tuck y posteriormente ha alcanzado un gran reconocimiento con la más reciente Glee, que le ha valido un premio Emmy a la mejor dirección en su última edición. Esta serie se alzó igualmente con el Globo de Oro en la categoría de comedia y/o musical. Ya en el formato de la gran pantalla, fue el realizador de una película titulada en España Recortes de mi vida, que pasó muy desapercibida no sólo en nuestro país sino también en el resto del mundo, pese a contar con un reparto formado por actores tan famosos como Gwyneth Paltrow, Alec Baldwin o Annette Bening. Ésta última fue nominada al prestigioso premio de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood merced a su interpretación de una poetisa casada con un alcohólico y madre bipolar que sueña con ser famosa pese a que ha publicado una sola línea en toda su vida. Ahora, de la mano de la productora de Brad Pitt “Plan B Entertainment”, estrena su segunda aventura cinematográfica adaptando la novela de Elizabeth Gilbert Come, reza, ama. A medio camino entre un libro de autoayuda, una guía de viajes y una autobiografía, se convirtió en un auténtico fenómeno de ventas en la esfera editorial y fue elegido por el todopoderoso New York Times como uno de los cien libros más relevantes de 2006. Su fama e influencia han ido en aumento a raíz de su conversión en largometraje.
Narra la historia de una mujer de entre treinta y cuarenta años que comienza a tener la sensación de que su vida no le llena plenamente, una realidad cada vez más frecuente en este mundo cuyo ritmo endemoniado impide a quienes lo habitan percibir el transcurso de su propia vida. Cuando la protagonista mira hacia atrás, recuerda a una joven llena de proyectos e inquietudes. Ahora, al percatarse de lo que verdaderamente ha conseguido, no puede más que vislumbrar con recelo un futuro muy distinto al que tenía planeado. Decidida a cambiar un rumbo, a su juicio, claramente equivocado, ser embarca en un viaje que le lleva a retomar el gusto por la vida de tres formas muy gratificantes: comiendo en Italia, rezando en la India y amando en Bali, como el propio título de la cinta nos indica. Con independencia de lo atractiva que pueda resultar al público una trama como ésta, de lo bello de los paisajes exóticos donde se desarrolla, de la correcta banda sonora o de las originales experiencias que devuelven a Liz Gilbert su capacidad de sentirse viva, lo cierto es que, desde un punto de vista estrictamente artístico, estamos ante un film irregular que no mantiene el mismo nivel a lo largo de su excesivo metraje. Los personajes no están bien retratados y esa primera parte de la proyección donde se intenta explicar el vacío existencial de la mujer se plasma en imágenes de forma caótica. También flaquea en sus aspectos dramáticos. No así en los cómicos, con varias escenas que invitan a la carcajada.
La actriz Julia Roberts interpreta el papel protagonista de Come, reza, ama. La reciente ganadora del premio Donostia a toda su carrera en el reciente Festival de Cine de San Sebastián se convirtió en estrella desde su participación en la comedia romántica Pretty Woman y año tras año ha ido alternando éxitos multimillonarios con otras producciones más modestas que, a mi juicio, le han proporcionado los mejores papeles de su carrera. Prefiero a la Anna de Closer o a la Joanne de La guerra de Charlie Wilson antes que a la Maggie de Novia a la fuga o a la Tess de Ocean´s Eleven. Junto a ella completan el elenco los actores Billy Crudup, James Franco y Javier Bardem.

2 comentarios:

Ana dijo...

No he visto la película pero tengo previsto hacerlo. De Bardem no dices nada, ¿tan olvidable es su interpretación? A mí particularmente él no me gusta nada, pero tengo curiosidad por saber como se desenvuelve con Julia Roberts y si hay química entre ellos, que lo dudo, pero igual nos soprenden.

Gerardo Pérez Sánchez dijo...

Javier Bardem es un personaje secundario. Sale en la última parte del film. Interpreta a un brasileño en Bali del que se termina enamorando el personaje de Julia Roberts. No es un gran papel. No le permite lucirse a Javier. Seguramente la película no hubiese cambiado si otro actor lo interpretase. Respecto de la especial química, creo que muy especial no la hay.