LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 20 de diciembre de 2013

LLUVIA DE ALBÓNDIGAS 2 (Cloudy with a Chance of Meatballs 2)

Parece que fue ayer, pero ya han pasado veintidós años desde que, por primera vez en la historia del Séptimo Arte, un largometraje de dibujos animados fue nominado al Oscar a la mejor película. En 2014 se cumplirá en vigésimo aniversario del enorme éxito de taquilla de “El rey león” y en 2015 lo hará “Toy Story”. Fue una época maravillosa en la que se fusionaron los géneros del musical y de la animación. La productora Walt Disney disfrutó de su etapa más gloriosa en la gran pantalla, alcanzando altísimas cotas de triunfo gracias a sus bandas sonoras. Más tarde se creó Pixar, que trasladó una modalidad cinematográfica reservada en principio a los niños a los índices más altos de calidad, conmoviendo a millones de espectadores de todas las edades. El fenómeno se expandió a otras compañías centradas en la imagen real y así pudimos disfrutar de la comicidad de “La edad de hielo” y otras cintas emblemáticas que relataban historias entrañables. 
Sin embargo, considero que dicha etapa en la que las grandes productoras se centraron en este subgénero y apostaron por él ya ha pasado. Si en la década de los setenta no había presencia de dibujos animados en las carteleras y en los ochenta fue mínima, en los noventa se produjo el despegue y, desde entonces, no es inusual que, coincidiendo con las vacaciones escolares, las salas exhiban coloridos carteles publicitando las cintas destinadas al público infantil, donde los actores de carne y hueso son sustituidos por otros seres nacidos de la creatividad de dibujantes e informáticos. No obstante, en este negocio la cantidad está reñida con la calidad, de tal manera que la avalancha de proyectos nos ha obligado a volver la vista atrás para recordar tiempos mejores. 
Hay que situar “Lluvia de albóndigas 2” en este contexto, junto a recientes producciones como “Lorax: En busca de la trúfula perdida” o Megamind”, cuya gran precisión técnica e ingente presupuesto no bastan para esconder cierta mediocridad, a años luz de aquellos films anteriores que encandilaron a crítica y público. Y esa evidente disminución cualitativa ha contagiado a otras sagas que, en sus inicios, se situaron en la cresta de la ola, pero que han terminado por acusar el declive (sin ir más lejos, las últimas entregas de “Madagascar” o “Kung Fu Panda). 
“Lluvia de albóndigas 2” arranca exactamente donde terminaba su antecesora. El genial inventor protagonista es invitado por el científico al que idolatró desde la infancia para trabajar junto a él. Pero este gran sueño se desvanece al descubrir que su máquina –la que convierte el agua en alimentos- se destina ahora a una creación de híbridos de animales que amenaza el mundo. Tramas absurdas, personajes sin interés, diálogos vulgares y una recreación visual que, tal vez, encandile a los más pequeños durante algunos minutos. Personalmente, no sólo me aburrí sino que pasé un considerable tramo de la proyección recordando el pasado con nostalgia y constatando cómo, por enésima vez, un sector de la industria cinematográfica dedicada a la animación es capaz de acabar con el arte que reside en ésta. 
El próximo año está previsto el estreno de “Río 2”, “Las aventuras de Tadeo Jones 2”, “Cómo entrenar a tu dragón 2”, “Aviones 2” y “Tarzán 3D”. Ojalá me equivoque pero el panorama no tiene visos de experimentar ninguna mejoría. Quizá tengan razón quienes afirman que es necesaria una gran crisis para asistir después a un gran resurgimiento. Y que la Historia es una sucesión de ciclos. En tal caso, habrá que esperar.

Trailer en castellano

Trailer en versión original

Datos del film
Película: Lluvia de albóndigas 2.
Título original: Cloudy with a chance of meatballs 2.
Dirección: Cody Cameron y Kris Pearn.
País: USA. Año: 2013. Género: Animación, comedia.
Guion: John Francis Daley y Jonathan M. Goldstein; basado en los personajes creados por Judi Barrett y Ron Barrett.
Producción ejecutiva: Christopher Miller y Phil Lord.
Diseño de producción: Justin Thompson.

No hay comentarios: