LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 23 de enero de 2015

BIRDMAN (o la inesperada virtud de la ignorancia) "Birdman, or The Unexpected Virtue of Ignorance"


Es innegable que la película “Birdman” (cuyo llamativo e ilustrativo subtítulo es “la inesperada virtud de la ignorancia”) constituye una de las grandes sorpresas cinematográficas del presente año. Con nueve nominaciones a los Oscar (ningún otro film opta a la estatuilla en más categorías) y diez a los BAFTA británicos, ya ha sido recompensada hasta el momento con dos Globos de Oro (actor y guión original) y figura en todas las listas de galardones que se están otorgando ininterrumpidamente en las últimas semanas. En mi opinión, se trata de un buen largometraje que, no obstante, se está sobrevalorando y elevando a la categoría de culto de forma precipitada. 
Hasta la fecha, su director, Alejandro González Iñárritu, había demostrado ser un virtuoso artesano del drama. Títulos como “Babel” o “21 gramos” se alzan como obras sobresalientes, con la contundencia de un puñetazo en el estómago (o en el alma) del espectador, a quien le hace partícipe como pocos de unas tragedias realistas. Ahora, con este giro hacia la comedia, el mejicano evidencia que también domina este género tan peculiar, acrecentando su condición de cineasta con sobrada capacidad de abordar muchos y variados proyectos. Sin embargo, considero que las cotas conquistadas por él en el drama son más elevadas y de una complejidad superior a las obtenidas con esta primera incursión en el universo de la sátira y el humor. 
“Birdman” es un trabajo hilarante y grotesco cuyo principal mérito reside en unos actores entregados, que interpretan con eficacia sus papeles de individuos perdidos y mediocres, y en un guion a ratos brillante, salpicado de frases y diálogos de extraordinaria calidad. Pero no es menos cierto que, en esa espiral caricaturesca en la que se introduce el realizador, se mezclan peligrosamente la genialidad creativa y la extravagancia ridícula. En el fondo, nos hallamos ante un juicio feroz y despiadado del vanidoso y artificial mundo del cine y del teatro. El desfile de personajes vulgares y desnortados que se desenvuelven en unas localizaciones sucias y caóticas en su viaje vital hacia la decadencia más absoluta, provocan la risa del público. La escena en la que una profesional de la crítica teatral justifica su decisión de arruinar con su opinión un montaje a punto de su estreno, unida a la réplica del actor y director del mismo, es probablemente el mejor reflejo de esa degeneración que la propia película pretende denunciar. 
Sorprende muy agradablemente la capacidad de todos los miembros del equipo para burlarse despiadadamente de sí mismos. Se trata de un ejercicio de valentía y de denuncia hacia una industria y una sociedad que desvarían, y en las que unas personas que forman parte de ambas terminan por caer en la locura y la degradación. De modo que, por más que los espectadores se diviertan con las ocurrencias y las desventuras de la trama, al final de la proyección les queda un regusto amargo. 
El magnífico elenco está encabezado por un efectivo Michael Keaton, que consigue con esta actuación la primera nominación al Oscar de toda su carrera, aunque ya había destacado notablemente en “Mis dobles, mi mujer y yo” o “Jackie Brown”. Su recreación de un actor que intenta huir del personaje de superhéroe con el que alcanzó el éxito en la gran pantalla, adquiere en su caso tintes paradójicos, puesto que él dio vida a Batman en las dos entregas que, sobre el famoso hombre murciélago, filmó el peculiar Tim Burton. Sobresale, asimismo, su compañero Edward Norton, que protagoniza las escenas más elocuentes y cuenta con las frases más ingeniosas del guion. Su enorme calidad interpretativa eleva invariablemente el nivel de todos los proyectos en los que participa. Completan el reparto Naomi Watts, a la que ha correspondido el papel menos lucido de todos, y Emma Stone, la actriz más prometedora del panorama actual. 
A modo de conclusión, referir que la adaptación citada en el film y titulada “De qué hablamos cuando hablamos de amor” es una obra real escrita por el autor estadounidense Raymond Carver, que colaboró hace unos años en la muy destacada “Vidas cruzadas” de Robert Altman.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia).
Título original: Birdman or (The unexpected virtue of ignorance).
Dirección: Alejandro González Iñárritu.
Año: 2014. País: USA. Duración: 119 min. Género: Comedia dramática.
Interpretación: Michael Keaton (Riggan), Zach Galifianakis (Jake), Edward Norton (Mike), Amy Ryan (Sylvia), Emma Stone (Sam), Naomi Watts (Lesley), Andrea Riseborough (Laura).
Guion: Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris y Armando Bo.
Producción: Alejandro González Iñárritu, John Lesher y Arnon Milchan.
Diseño de producción: Kevin Thompson.
Vestuario: Albert Wolsky.


No hay comentarios: