LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 14 de noviembre de 2014

INTERSTELLAR

Christopher Nolan es un director brillante y espectacular pero difícil de digerir. Pese a sus innumerables éxitos de taquilla, sus trabajos distan mucho de ser meros entretenimientos o productos insustanciales para acompañar una bolsa de palomitas. La complejidad de las tramas, la intensidad de los conflictos emocionales, los personajes atormentados y la apabullante confusión visual de las escenas requieren la máxima atención de los espectadores de sus largometrajes, al menos si pretenden ser partícipes de las interesantes propuestas y de los ricos matices que conforman su filmografía. Títulos como “Memento”, “Origen” o la propia trilogía de “Batman” necesitan de dos e incluso de tres visionados para captar plenamente la grandiosidad de su cine. 
Antes de profundizar sobre ella, vaya por delante que “Interstellar” me ha encantado, hasta el extremo de considerarlo el mejor film de ciencia ficción que haya visto nunca. Como suena. Ahora bien, quienes acudan a las salas de proyección con la intención de ver una película de acción al uso, un sinfín de enfrentamientos con espadas láser o una serie de luchas cruentas entre superpotencias mundiales a cuenta de la carrera espacial, saldrán profundamente decepcionados, porque no es nada de eso. Por el contrario, es algo muchísimo mejor. Se trata de una historia hipnótica y emotiva, dotada de una gran carga filosófica y en la que, contra todo pronóstico, el protagonismo de los desafíos y de los sentimientos humanos prima en todo momento sobre la fastuosidad de los efectos especiales. Y aunque la recreación técnica es, sin duda, excepcional, no resulta una cualidad especialmente meritoria, si se tiene en cuenta su elevado presupuesto. La narración es excelente y, a pesar de mis previas reticencias ante sus casi tres horas de duración, no se me hizo pesada en ningún momento ni consideré que le sobraran tramos al metraje. Es más, me quedé a ver los títulos de crédito finales, absorto todavía por la emoción de las imágenes y del mensaje que contienen. 
Un antiguo piloto, viudo y padre de dos hijos, que en su momento se había dedicado a la ingeniería, se convierte en agricultor a causa de una crisis económica y ecológica global. La proximidad del final de la Tierra como planeta habitable y la evolución imparable de los acontecimientos le obligan a embarcarse en una compleja misión destinada a explorar otros territorios susceptibles de ser colonizados. 
La destacada utilización de un lenguaje científico (en el fondo, el proyecto tiene tanto de ciencia como de ficción) sirve para transmitir el dolor y la dificultad a la hora de enfrentarse a las decisiones trágicas de la vida, así como para reflejar la conexión especialmente conmovedora entre las personas, más allá del tiempo y del espacio. De hecho, el tiempo -entendido como parámetro científico- es un personaje más (y además de los importantes) de este relato que fue concebido para trascender al mero divertimento, objetivo que, indudablemente, cumple con creces. 
Como único punto débil cabe citarse la figura del Doctor Mann, ya que desentona con la historia y con el resto de los personajes, percibiéndose como un pequeño borrón en este título sobresaliente que ocupará sin discusión un lugar muy relevante en la historia del Séptimo Arte. 
El equipo artístico está integrado por un elenco de intérpretes de primerísima fila, del que sobresale Matthew McConaughey, que continúa al alza tras sus excepcionales interpretaciones en “Dallas Buyers Club” (por la que ganó el Oscar al mejor actor). Le acompañan de forma eficaz Anne Hathaway (también premio de la Academia de Hollywood a la mejor actriz secundaria por su papel en “Los miserables”), Jessica Chastain, Matt Damon, Michael Caine, Casey Affleck, John Lithgow (con algunas frases míticas en sus diálogos) y Ellen Burstyn. En definitiva, un reparto de lujo a la altura de una película que considero de obligada visión.

Trailer en castellano



Trailer en versión original



Datos del film
Película: Interstellar.
Dirección: Christopher Nolan.
Países: USA y Reino Unido. Año: 2014. Duración: 169 min. Género: Ciencia-ficción.
Interpretación: Matthew McConaughey (Cooper), Anne Hathaway (Amelia), Jessica Chastain (Murph), Michael Caine (profesor Brand), Bill Irwin (voz de TARS), Casey Affleck (Tom), Topher Grace (Getty), David Oyelowo, John Lithgow (Donald), Ellen Burstyn (Murph anciana), David Gyasi (Romilly).
Guion: Christopher Nolan y Jonathan Nolan.
Producción: Christopher Nolan, Lynda Obst y Emma Thomas.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía: Hoyte Van Hoytema.
Montaje: Lee Smith.
Vestuario: Mary Zophres.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto, mucha gente espero que hubiera extraterrestres, accion a to y son, pero por suerte mia no fue asi, te deja una historia rica y con dudas al final, pero la vas entendiendo a medida que vas encajando las piezas, sin duda la peli del año.

Gerardo Pérez Sánchez dijo...

Coincido. En mi opinión, y hasta la fecha, la mejor película de la producción del año 2014.