LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 14 de enero de 2011

LOS PRÓXIMOS TRES DÍAS (The next three days)


En el año 2008 el realizador Fred Cavayé estrenó la película Pour elle, protagonizada por el actor también francés Vincent Lindon y por la actriz alemana Diane Kruger. Se trataba de un thriller sobre un profesor cuya vida aparentemente controlada y tranquila se le viene abajo cuando acusan y condenan a su mujer por asesinato, debiendo desde ese momento trazar un plan para rescatarla, puesto que la cree inocente. La cinta, sin alcanzar demasiada repercusión, sí obtuvo algún reconocimiento como una nominación al César a la mejor dirección novel y algunas críticas aceptables. Apenas dos años después, aunque ahora en su faceta de guionista, el mismo profesional presenta la adaptación norteamericana del film bajo el título de Los próximos tres días. Entender los motivos por los que se decide rodar un remake a tan poco tiempo del estreno de su original y, para colmo, con tan escasas variaciones en cuanto a la trama y los personajes, se torna un auténtico misterio. Lo normal en estos casos es que la primera versión salga ganando desde el punto de vista comparativo y, por desgracia, no nos hallamos ante la excepción a la regla, por mucho que el propio Cavayé colabore también en este guión estadounidense.
Paul Haggis, un escritor habitual de la industria de Hollywood (suyos son los guiones de títulos tan dispares como Million Dollar Baby, Banderas de nuestros padres o las dos últimas entregas de las aventuras de James Bond) cuya carrera profesional es más que notable se encarga en esta ocasión de la dirección. Y precisamente, ha sido en sus trabajos como realizador cuando ha comenzado verdaderamente a despuntar. Con la impactante Crash ganó dos Oscar al mejor guión y a la mejor producción, además de optar a la estatuilla a la mejor dirección. Con En el valle de Elah se alzó igualmente con un premio en el prestigioso festival de Venecia. Sin duda, estamos ante un buen cineasta. Sin embargo, en alguien acreedor de tantos elogios como escritor, en una persona que ha demostrado una gran versatilidad para plasmar en imágenes dramas humanos y emociones innovadoras, resulta sorprendente que se haya aventurado a sacar adelante una simple copia que no aporta nada nuevo al panorama cinematográfico actual. Y no es que la realización sea incorrecta. El nivel de intriga va creciendo a medida que avanza el metraje pero la brillantez en la propuesta brilla por su ausencia. Un hombre de la categoría artística de Haggis, que demuestra con su filmografía un dominio perfecto del género dramático hasta cuando se adentra en otros subgéneros, está cualificado más que de sobra para alcanzar cotas muy elevadas de intriga en ese campo. Por el contrario, la acción no es un terreno en el que se desenvuelva con comodidad detrás de las cámaras y ese es el motivo principal por el que Los próximos tres días decepciona. No porque sea una mala película, que no lo es, sino porque se sitúa muy por debajo de las posibilidades ya demostradas por su director y porque no aporta nada a su homóloga gala Pour elle.
Su protagonista absoluto es Russell Crowe, magnífico intérprete australiano que, a partir de los últimos años de la década de los noventa, disfrutó de un período pleno de actuaciones excepcionales como las de L.A. Confidential, El dilema, Gladiator o Una mente maravillosa. No obstante, tras esa gran racha, el interés de sus trabajos se ha ido distanciando en el tiempo. Completan el reparto Elisabeth Banks (Spiderman, Seabiscuit) y, como secundarios de lujo, Liam Neeson y Brian Dennehy.

No hay comentarios: