LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 5 de octubre de 2012

SALVAJES (Savages)

El protagonista de la última novela del japonés Haruki Murakami titulada “Baila, baila, baila” es un buen escritor que, curiosamente, ya no se dedica a escribir libros. Con rigurosa profesionalidad, se encarga de redactar textos que, aunque son necesarios, a casi nadie le apetece encargarse de ellos. Se trata de artículos para revistas femeninas, reportajes sobre restaurantes para guías de viajes o escritos para publicaciones periódicas, entre otros. El personaje se justifica diciendo que equivale a quitar la nieve después de cada nevada. A ninguna persona le agrada ocuparse de ello pero se debe hacer y él lo hace con gran corrección. Por eso se autodefine como “un quitanieves cultural”, función que, desde el punto de vista artístico, no encaja en la faceta creativa de los profesionales de las letras.
  Recurriendo al símil, en la cinematografía de Oliver Stone se pueden diferenciar dos tipos de películas. Por un lado, aquéllas en las que él se implica emocionalmente, con las que logra que se refleje en pantalla no sólo una exquisita pulcritud técnica sino también una especial sensibilidad hacia los temas que trata. En este grupo se inscriben “Platoon”, “Nacido el cuatro de julio” o “J.F.K. Caso abierto”, sin duda sus mejores trabajos, que le han proporcionado al cineasta neoyorkino dos Oscar y ocho nominaciones a la estatuilla de entre tres galardones y once candidaturas a dichos premios. Dicho de otra manera, resulta evidente la vinculación de esos proyectos con su modo de entender la vida y el Séptimo Arte.
Pero, junto a ellos, figuran otras cintas más impersonales en las que, pese a seguir demostrando su habilidad narrativa, la calidad de los guiones y el interés de los personajes descienden notablemente, dando como resultado un producto final más vulgar, aun con una factura técnica y un envoltorio exterior atractivos. Es el caso de “Asesinos natos”, “Alejandro Magno”, “Giro al infierno” o “Wall Street 2”. Mi impresión es que Stone se comporta aquí como ese quitanieves cultural que cumple bien con su cometido pero que ni por asomo se acerca al listón que alcanza cuando se implica como artista, cuando manifiesta esa íntima conexión entre el creador y su obra.
“Salvajes” pertenece indudablemente al segundo grupo. Se trata de un largometraje bien realizado, de innegable calidad visual, con el ritmo exigible al género al que pertenece pero cuyo guion es bastante flojo, hasta el punto de que la historia podría haber sido rodada perfectamente por Robert Rodríguez sin aparente diferencia final. En este sentido, quienes hemos disfrutado y mucho con el mejor Oliver Stone salimos de la sala de proyección con un sabor de boca más bien amargo. Por lo demás, aquellos espectadores aficionados a la acción y a la violencia explícita que acudan al cine sin mayores expectativas podrán entretenerse durante dos horas, sin perjuicio de que ese entretenimiento sea transitorio y se olvide en poco tiempo.
Los actores que integran el reparto desempeñan sus papeles con desigual acierto. La nota negativa recae sobre Salma Hayek -estereotipada hasta la caricatura- y John Travolta –condenado aquí a no poder mostrar sus mejores registros interpretativos-. La positiva corresponde a Benicio del Toro -impecable en su recreación de sanguinario mejicano- y Blake Lively -que, a pesar de ser requerida por su indudable atractivo físico, apunta un prometedor futuro profesional. Del mismo modo que pudo presagiarse el éxito de Angelina Jolie como estrella del celuloide después de verla en “Inocencia interrumpida”, no es difícil aventurar que la joven Lively ocupará un lugar en el firmamento hollywoodiense en esta nueva década.

Trailer en castellano

Trailer en versión original


Datos del film:
Película: Salvajes. Título original: Savages.
Dirección: Oliver Stone.
País: USA. Año: 2012. Duración: 131 min. Género: Acción, drama, thriller.
Interpretación: Taylor Kitsch (Chon), Benicio del Toro (Lado), Blake Lively (O.), Aaron Johnson (Ben), Salma Hayek (Elena ‘La Reina’), John Travolta (Dennis Cane), Emile Hirsch (Spin), Demián Bichir (Alex).
Guion: Shane Salerno, Don Winslow y Oliver Stone; basado en la novela de Don Winslow.
Producción: Eric Kopeloff y Moritz Borman.
Música: Adam Peters.
Fotografía: Dan Mindel.
Montaje: Joe Hutshing, Stuart Levy y Alex Marquez.
Diseño de producción: Tomas Voth.
Vestuario: Cindy Evans.

No hay comentarios: