LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Loading...

viernes, 19 de octubre de 2012

LO IMPOSIBLE (The Impossible)

El denominado “cine de catástrofes” siempre ha sido un subgénero dentro del cine de acción. En cualquiera de sus vertientes, ya sea por fenómenos de la naturaleza (“Terremoto”, “Volcano”, “El día de mañana”, “Cuando ruge la marabunta”), por circunstancias externas al planeta Tierra (“Armaggedon”, “Deep Impact”), por accidentes fortuitos (“El coloso en llamas”, “Titanic”) o por enfermedades diversas (“Estallido”, “28 días después”), los títulos asociados a estas temáticas siempre se habían rodado según las reglas propias del citado cine de acción. Sin embargo, Juan Antonio Bayona reinventa el género filmando un drama que se aleja radicalmente de todo lo rodado hasta la fecha. Porque “Lo imposible” es esencialmente un drama y, además, marcado por unas condiciones muy precarias. Cuenta la historia real de una familia española que vivió en primera persona el devastador tsunami que tuvo lugar en Indonesia en diciembre de 2004. Con un guion donde los diálogos escasean y las tramas complejas brillan por su ausencia, los protagonistas de la tragedia conectan con el público gracias a la más básica de las aspiraciones humanas: la supervivencia. Y solo con estas premisas el realizador español saca todo el jugo a la historia y ofrece un largometraje emotivo, desgarrador e impactante.

He leído varias críticas en las que se acusa al film de ser demasiado sensiblero y de aprovecharse de la empatía que nace de situaciones límite como la que reflejan sus imágenes. Y, después de leerlas, no he podido evitar acordarme de una frase mítica de “Apocalypse Now” de Francis Ford Coppola dicha por el actor Martin Sheen: "Juzgar a alguien por asesinato en esta guerra sería como poner multas de velocidad en la carrera de Indianapolis". Pues aquí ocurre exactamente lo mismo. Juzgar a Bayona de sensiblero al rodar las desventuras de una familia que sobrevivió a semejante calamidad es un gran ejercicio de cinismo, sobre todo teniendo en cuenta su decisión de lanzarse en los brazos del drama en detrimento de la acción. En otras palabras, no le quedaba otra salida.

“Lo imposible” cuenta con varios puntos destacados. Una calidad técnica innegable, espectaculares efectos especiales al servicio de la narración y una enorme capacidad de emocionar. Es verdad que, al centrarse en una carrera sin tregua para sobrevivir y reencontrar a los miembros perdidos de la familia, resulta un tanto repetitiva, angustiosa y, en ocasiones, excesivamente trágica. La dureza de las situaciones, la muestra del sufrimiento y el reflejo de la devastación se hacen todavía más indigestos al cebarse sobre niños muy pequeños. El realizador se adentra en terrenos pantanosos al jugar con los sentimientos más primarios del ser humano a sabiendas de que, por ser tan universales, conectará fácilmente con el público. Pero con esa opción también se arriesga a ser acusado de elegir el camino fácil, de recurrir a los instintos más básicos y de llegar al final feliz sin crear nada de cine durante el trayecto. Porque, en realidad, se podría afirmar que el cineasta catalán nos brinda lo que se denomina docudrama, una alternativa que, por definición, se aleja de los parámetros del cine creativo.

No obstante, yo creo que, al margen de sus hándicaps e impedimentos, ha llevado a buen puerto una cinta recomendable, aunque más por razones educativas que cinematográficas. Se trata de una de esas producciones que te abre los ojos, te enseña, te revuelve, te hace pensar. Y todo ello con un rigor técnico que, hasta hace pocos años, creíamos al alcance tan solo de la industria norteamericana. No figurará entre mis favoritas pero sí aconsejo verla.

El reparto está encabezado por la excelente actriz británica Naomi Watts, cuya especial habilidad para el drama ya quedó patente tanto en 21 gramos como en Promesas del Este. Sobresale igualmente el joven Tom Holland que, en su debut profesional, demuestra unos recursos asombrosos interpretando al hijo mayor del matrimonio. El resto del elenco aparece más desdibujado y limitado por este drama que, al igual que la ola gigante, arrasa con todo.

Trailer especial en castellano (más de seis minutos de duración):


Trailer en versión original:


Datos del film:
Película: Lo imposible. Título original: The impossible.
Dirección: J.A. Bayona.
Países: España.
Año: 2012. Duración: 107 min. Género: Drama.
Interpretación: Naomi Watts (María), Ewan McGregor (Henry), Tom Holland (Lucas), Samuel Joslin (Thomas), Oaklee Pendergast (Simon), Marta Etura (Simone), Sönke Möhring (Karl), Geraldine Chaplin (mujer mayor).
Guion: Sergio S. Sánchez, basado en un argumento de María Belón.
Producción: Belén Atienza, Álvaro Augustín, Enrique López Lavigne y Ghislain Barrois.
Música: Fernando Velázquez.
Fotografía: Óscar Faura.
Montaje: Elena Ruiz y Bernat Vilaplana.
Diseño de producción: Eugenio Caballero.
Vestuario: Sparka Lee Hall, Anna Bingemann y María Reyes.

No hay comentarios: